Correo Psi.com Blog
Red

Blog de PsyGnos-ConsultaPsi – Revista de Actualidad en Salud Mental, Sexualidad y Calidad de Vida.

Trastornos Alimentarios: El Hambre detrás del hambre

Categoría: Editoriales General  |   El día 22 October, 2004 a las 6:05 pm .

Agregamos un artículo que nos envia nuestra colaboradora, la Lic.Corina Hourcade Bellocq desde Barcelona. En el mismo aborda. entre otros temas. las compulsiones en la alimentación

EL HAMBRE DETRáS DEL HAMBRE

El alimento constituye el primer acto de amor- de contacto y por supuesto de manutención fisiológica de la vida.

Sin embargo, para muchas mujeres la comida constituye un drama, una obsesión o por último fue o es un tema en algún momento de su vida.

?Qué ocurre realmente con los alimentos que pasan a constituir una amenaza tan grande para la gran mayoría de las mujeres?

Dice Geneen Roth: ?La mayor parte del tiempo comemos según nuestra mente. La mayor parte del tiempo alimentamos nuestro cuerpo sin consultarlo. La mayor parte del tiempo, el momento en que comemos tiene poco que ver con para que comemos: nutrición física, satisfacción, un cuerpo sano.?

El comer compulsivo corresponde a un porcentaje altísimo de las consultas que llegan por desórdenes de la alimentación ( DA ).
?Por qué son mayoritariamente mujeres, las que comen compulsivamente?
Una consultante dijo: ?Para mí un atracón es como entrar en trance?.

Podemos asociar el comer compulsivo ( CC ) a una adicción. Me gustaría aclarar que el concepto de adicción aquí está en absoluta oposición al convencional, asociado a enfermedad: irreversible y donde el único tratamiento posible es evitar el objeto de la adicción. La atención no está centrada en la sustancia, sino en el vínculo con ella , por lo tanto prefiero hablar de comportamientos adictivos con respecto a la comida.
Entonces, como dijimos antes, existe una adicción. La única diferencia es que la comida es la única droga legal de la cual no podemos prescindir para vivir. El exceso de comida ha sido reducido a un ?defecto del carácter? en lugar de considerarlo como una expresión de experiencias dolorosas y conflictivas.

De la misma manera que en otras adicciones, la mujer que come compulsivamente lo vive con mucho sufrimiento, en aislamiento y la comida no termina por resolver sus problemas; al contrario agrega sentimientos de culpa, fracaso, ineficacia, descontrol, considerarse como alguien poco confiable y todo esto sumado; genera un nuevo ataque. Estas mujeres no tan solo sufren de daños orgánicos diversos, sino que se afecta profundamente su autoestima, su autoconfianza, la relación consigo misma y con el mundo.

El CC nada tiene que ver con la falta de voluntad, creencia que está muy arraigada en la mayoría. Si bien reconocen que su comportamiento es muy destructivo, no pueden parar. Este tipo de respuesta automática está aprendida en la infancia y en la gran mayoría hay historia familiar de abuso de alguna sustancia y obviamente de la comida.

El primer paso para liberarse de la compulsión por comer es comer cuando se tiene hambre. Una mujer dijo: ?nunca comía cuando tenía hambre. Había muchas otras buenas razones para comer: cuando estaba alterada, cansada, triste y necesitaba consuelo o cuando estaba aburrida y no se me ocurría otra cosa para hacer?.

Para comer cuando se tiene hambre se comienza por atreverse a sentir hambre. Si se utiliza el alimento para llenar vacíos, anestesiar emociones o hacer frente a situaciones difíciles, la idea de no hacer dieta y animarse a comer a requerimiento, puede provocar rabia, miedo o resistencia.

Uno de los principales objetivos terapéuticos a lograr en un tratamiento de DA, tiene que ver con el concepto de AUTORREGULACIóN: comer a requerimiento y poder diferenciar hambre física del hambre emocional.
Esto último, se va logrando mediante un proceso que lleva a reconocer señales en el cuerpo de hambre ( que para cada una puede ser diferente, por ejemplo ruido en el estómago, dolor de cabeza, sensación de debilidad, etc ) nivel de saciedad y también una etapa muy importante es lograr identificar las emociones y/o situaciones que disparan los ataques.

Hay una creencia muy fuerte arraigada en todas nosotras que es ?si como cuando tenga hambre, no voy a poder parar?. Esta creencia tiene que ver con los años de infinidad de dietas que se comienzan y se dejan, con los años de percibir a nuestro cuerpo como traicionero y poco confiable. Está comprobado que, las restricciones y privaciones provocadas por dietas hipocalóricas generan más ataques y subidas de peso. Este fenómeno se lo conoce como efecto yo-yo.

Otra creencia muy fuerte es: ? Si como lo que quiero y cuando tengo hambre, todos me miran, como si yo no tuviera derecho..? Estamos acostumbradas a funcionar con controles externos: dietas, balanzas, médicos, que definen cuando debo sentir el hambre, cuanto debo pesar, que debo comer,etc.

Geneen Roth, dice en relación a esto último: ? Nadie tiene porque decirte cuando debes comer: tu cuerpo te lo dice. Si lo escuchas cuando dice que comer, también puedes oírlo cuando te dice: basta?. Cada persona lo siente de manera diferente y lo importante es tomar conciencia que no tenemos el mismo hambre todos los días ni siempre a la misma hora.

Cuando se va internalizando la creencia de que la mujer tiene derecho a comer lo que quiere y cuando quiere, seguramente los atracones van disminuyendo.
El deseo de comer cuando no se tiene hambre es un buen indicador que se desea algo menos tangible que la comida pero que no se sabe que es o se tiene la sensación de no ser capaz de conseguirlo. Lo más difícil para las mujeres en general, es descubrir que quieren, que necesitan, que les hace bien.

El hambre física es del cuerpo y se satisface con alimento. El hambre emocional es de los afectos y los vínculos y no se satisfacen con comida.

Las mujeres comienzan poco a poco a lo largo del proceso terapéutico a poder elegir. Con las dietas no se puede elegir. Ellas restringen nuestras elecciones y opciones y excluyen las necesidades emocionales y psicológicas. El comer de forma compulsiva es un indicador de que no se está recibiendo algo que se desea o necesita. Un atracón es como zambullirse en el olvido, se anestesia aquella emoción o sufrimiento que lo gatilló.

No quiero olvidarme de otra creencia muy internalizada en nuestra sociedad que es: MUJER DELGADA = MUJER éXITO. En la fantasía, estar delgada cambia toda la vida de una mujer; se consiguen: belleza, amor, sexo, éxito profesional y social, etc. Las mujeres persiguen ese ideal no importa el costo físico y emocional que tenga. Las mujeres odiamos nuestros cuerpos, como si con la intensidad de nuestro odio pudiéramos obligarlos a cambiar.

Antes de terminar, me gustaría abordar un concepto que está asociado a una palabra que las mujeres que sufren el comer compulsivamente, escuchan con mucha frecuencia: CONTROL.
Desde muy temprano se aprende que existe algo incontrolable como es el hambre. Viven inmersas en el terror a la comida, al chocolate; convencidas que si pudieran llegar a controlar esa parte de ellas; todo lo demás armonizaría y sus vidas serían tan ?plenas?...
Esta creencia no es más que un gran autoengaño que no deja ver el problema central: todo aquello que no pueden controlar en sus vidas tiene que ver con amar y ser amadas, respetarse, poder elegir, ser autónomas y un largo etc.

Según Geneen Roth: ? Una compulsión es una valiosa mensajera, cuenta una historia, hace una afirmación o una pregunta…?

Para aquellas mujeres que el comer compulsivo es un tema en sus vidas, las invito a que se animen a descubrir cual es el ?mensaje? para cada una.

Corina Hourcade Bellocq.
Psicóloga

En la Categoría: Editoriales General | 2 Comentarios »

Agregue este artículo a sus favoritos con el sistema que le sea mas cómodo:
Agregar en del.icio.us! Digg este Post!


2 comentarios en Trastornos Alimentarios: El Hambre detrás del hambre »

  1. Me parecio muy bueno el articulo, explica lo visible y lo oculto de una compulsión, que solo puede ser vista con ayuda del afuera y cuando una tiene ganas o intenciones de mejorar o cambiar todo lo que ella trae escondido.
    Gracias.

    Alejandra Cifuentes

    Comment by Alejandra Cifuentes — 15 June, 2005 @ 12:13 pm

  2. Me parecio muy bueno el articulo, explica lo visible y lo oculto de una compulsión, que solo puede ser vista con ayuda del afuera y cuando una tiene ganas o intenciones de mejorar o cambiar todo lo que ella trae escondido.
    Gracias.

    Alejandra Cifuentes

    Comment by Alejandra Cifuentes — 15 June, 2005 @ 12:14 pm

Dejar un comentario

(obligatorio)

(obligatorio pero no será publicado)

RSS feed for comments on this post.