Volver al Inicio
Portal de Información y Formación en Salud Mental para Profesionales, Estudiantes y Público
Advertisement
 
    Jueves, 22 de Febrero de 2018
Contacto Contacto  |  Facebook Facebook  |  Twitter Twitter  |  Foros Foros
     
Visitantes en el Sitio
Tenemos 37 visitantes en línea
Buscador
Menú Consultas
Cómo Consultar?
Test-Autoevaluación
Consulta-Orientación
Solicitar Consulta
English Consult
PsyGnos - Consultas
Consultation en Français

 

Nuestras Noticias en su Sitio
Coloque nuestras novedades en su sitio
Menu Principal
Página Principal
Consulta Psicológica
Buscar en PsyGnos.Net
Contáctenos
Quienes Somos
Secciones
Info General
Cuestionarios y Tests
CP en los Medios
Info General
Enfermedades o Síntomas
Etapas Vitales
Abordajes y Terapias
Medicamentos
Pericias Legales
Secciones Especiales
Salud Sexual
Estrés y Trauma
Psicología Cognitiva
Migración-Emigración
Página Principal arrow Abordajes y Terapias arrow Terapias de Orientación Conductual o Comportamental

Terapias de Orientación Conductual o Comportamental PDF Imprimir E-mail
Info General - Psicoterapias
La terapia conductual incluye un gran número de técnicas específicas que emplean principios psicológicos para modificar la conducta humana de forma terapéutica.
Aunque los orígenes de la terapia conductual son diversos y se remontan a siglos pasados, no fue hasta principios de este siglo cuando se iniciaron trabajos experimentales, primero con animales y luego con humanos. Hasta la década de los 50 no existen estudios sistemáticos que desarrollen la terapia conductual como aplicación directa en el tratamiento de los trastornos psicológicos y psiquiátricos.


La terapia conductual y cognitiva tiene una amplia gama de aplicación en la clínica, en trastornos ansiosos, afectivos, por abuso y dependencia de tóxicos, trastornos de la esfera sexual, trastornos alimentarios, trastornos de la personalidad y en patología médica general. Se puede utilizar como terapia única o asociada a fármacos.

Evaluación
Análisis funcional de la conducta: En la evaluación inicial del paciente se debe identificar los factores que provocan sus dificultades para lo que hay que realizar una historia clínica detallada y un análisis conductual. Para objetivar la relación de la conducta con el entorno se debe realizar un análisis funcional, esto es, precisar qué estímulos le preceden, descripción de la conducta en sí misma, y las consecuencias que se derivan de esta técnica.
El análisis conductual es un método desarrollado para describir las conductas del paciente: es dirigido, sistemático, focalizado sobre temas específicos, orientado hacia un tratamiento y debe contestar las siguientes preguntas:
¿Cuáles son los problemas y las metas de la terapia?
¿Cómo se puede medir y monitorizar el progreso del paciente?
¿Qué contingencias ambientales están manteniendo el problema?
¿Qué intervenciones son probablemente efectivas?

Autoregistros: la auto observación, con el registro de frecuencia, duración y forma de presentación de las conductas desadaptativas permite precisar la naturaleza e intensidad del problema y planificar la intervención terapéutica. De esta manera, el paciente también se da cuenta de la manifestación del problema y, frecuentemente, induce por sí mismo una modificación positiva de la frecuencia de la conducta estudiada.

Terapia conductual
1) Técnica de relajación progresiva de Jacobson:
Se inicia con el paciente en una posición cómoda, ojos cerrados, centrando la atención en la respiración, de tal manera que con cada inhalación se introduce aire y una sensación de relajación que fluye a través del cuerpo, y con cada exhalación se expulsa la tensión. Luego, se dan instrucciones para tensar y relajar 14 grupos musculares (Tabla 1). Se debe mantener un nivel de tensión muscular que no provoque dolor durante unos 5 a 7 segundos y luego una relajación muscular de 10 a 20 segundos. La tensión-relajación se repetirá dos veces por cada grupo muscular, focalizando la atención en las sensaciones de tensión y relajación respectivamente, con frases y tonalidad de la voz adecuadas. Si el paciente no es capaz de relajar algún músculo se le indicará que centre su atención en la zona y repita la tensión-relajación. También hay que observar que no tense otros músculos automáticamente y focalice su atención en el grupo muscular indicado. Cuando los 14 grupos musculares estén relajados, se centrará la atención en la sensación de relajación de todo el cuerpo utilizando como foco la respiración. Para completar la relajación se centrará la atención del paciente en una escena agradable, que previamente se habrá comentado. Para terminar se invita al paciente a volver paulatinamente a un estado de alerta, conservando la sensación de agradable relajación.

TABLA 1. Instrucciones para tensar los grupos musculares

1. Mano y brazo dominante Cerrar el puño y apretar, llevarlo hacia los hombros, doblar el brazo sobre el codo.
2. Mano y brazo no dominante Cerrar el puño y apretar, llevarlo hacia los hombros, doblar el brazo sobre el codo.
3. Frente y ojos Abrir mucho los ojos y levantar las cejas. Arrugar lo más posibles la frente.
4. Parte alta de mejillas y nariz Fruncir el ceño, entrecerrar los ojos, arrugar la nariz.
5. Mandíbula, parte baja de cara y cuello Apretar los dientes, contraer el mentón. Bajar comisuras de los labios.
6. Hombros, parte alta de la espalda y pecho Encoger los hombros y llevar los omoplatos hacia atrás como si fueran a tocarse entre ellos.
7. Abdomen Llevar hacia adelante, ligeramente, la cintura, contraer el estómago, apretar los músculos tanto como sea posible.
8. Glúteos Apretar los glúteos entre sí y contra la superficie al mismo tiempo.
9. Muslo de pierna dominante Apretar los músculos largos del muslo de arriba abajo. Endurecer los músculos, presionar unos contra otros.
10. Pierna dominante Estirar los dedos del pie hasta que apunten hacia la cabeza. Estirar y endurecer los músculos de la pantorrilla.
11. Pie dominante Apuntar los dedos hacia afuera y abajo, estirando el pie.
12. Muslo de pierna no dominante Igual al muslo dominante.
13. Pierna no dominante Igual al muslo dominante.
14. Pie no dominante Igual que el pie dominante.

2) Desensibilización sistemática
Es una de las técnicas más estudiadas y utilizadas en la práctica clínica. Formalmente introducida por Joseph Wolpe en 1958, se enfoca específicamente sobre el alivio de la ansiedad asociada a estímulos concretos. La técnica consiste en presentar conjuntamente la relajación con escenas imaginadas que representan situaciones que el paciente ha indicado que le causan ansiedad. El terapeuta asume que si el paciente está aprendiendo a relajarse mientras se imagina tales escenas, los estímulos de la vida real le causarán menos o ninguna ansiedad. Los principales componentes son: l) Entrenamiento en la relajación muscular. 2) Establecimiento de una jerarquía de las situaciones o estímulos evocadores de ansiedad, ordenados de acuerdo al grado de ansiedad que provocan. 3) La presentación gradual en imaginación o in vivo de los estímulos evocadores de ansiedad.

3) Implosión
Se refiere a una exposición en imagen continuada, prolongada y por lo general con mucha ansiedad. Fue introducida por Stampfl en 1967. Es una técnica diseñada para eliminar las conductas de evitación por un proceso de extinción. Tiene influencias psicodinámicas, propone un trauma infantil como el origen de muchas conductas de evitación. Consta de dos fases esenciales a) Construcción de una jerarquía de evitación, compuesta por los estímulos directamente asociados a los síntomas, y por los estímulos hipotéticos integrados por los elementos de la psicología dinámica.
b) presentación de estímulos con la intención de provocar el mayor grado de ansiedad posible.

4) Inundación y prevención de respuesta

Es una técnica de exposición a un estímulo provocador de ansiedad, mientras se previene la aparición de respuestas de evitación. El acercamiento al estímulo es rápido y prolongado y el paciente suele presentar un alto nivel de respuesta emocional. Tiene unas bases teóricas similares a la terapia implosiva, pero no realiza interpretaciones psicodinámicas. Algunas investigaciones que contrastan la inundación en imaginación con la hecha in vivo, llegan a la conclusión de que ésta última es más efectiva.

5) Inoculación de estrés
Es un procedimiento cognitivo-conductual que pretende desarrollar habilidades para el control del estrés. Consta de tres fases:
- Conceptualización cognitivo-conductual de la respuesta al estrés.
- Adquisición de habilidades de afrontamiento (relajación, auto instrucciones, etc.
- Aplicación, en que se somete al paciente a una situación estresante (imaginada o real) de forma gradual (jerarquía.

6) Intención Paradójica
Es una de las técnicas paradójicas, en que se le indica al paciente que intente provocar el síntoma con máxima intensidad. La hipótesis es que el paciente no será capaz de llevar a cabo la indicación del terapeuta. De esta manera, si el paciente intenta tener más síntomas no lo logrará y, paradójicamente, experimentará una disminución y, eventualmente, desaparición de estos, al mismo tiempo que realiza una exposición sin darse cuenta.

7) Métodos punitivos y aversivos
En muchos casos, el objetivo del cambio conductual es eliminar un patrón de conducta problemático, inapropiado, peligroso, ilegal o dañino. Durante mucho tiempo se han utilizado técnicas de control aversivo, especialmente punitivas, en alcoholismo, desviaciones de la conducta sexual y conductas agresivas, pero en la actualidad están en desuso. Se puede utilizar en imaginación como parte de la sensibilización encubierta, que consiste en provocar una conducta de evitación mediante la asociación de un estímulo aversivo con los estímulos evocadores de la conducta no deseada.

8) Habilidades sociales
El concepto es amplio e incluye una serie de habilidades para lograr establecer relaciones interpersonales satisfactorias y una integración adecuada en la comunidad. El entrenamiento en habilidades sociales incluye conductas verbales y no verbales, conducta asertiva y rutinas sociales. Se puede realizar de forma individual o en grupo. El grupo se puede utilizar para el juego de roles, retroalimentación, modelado y como medio para poner en práctica las habilidades adquiridas.

9) Asertividad
Es un concepto ampliamente utilizado cuya definición apunta a diversos aspectos y ha ido variando a lo largo del tiempo. Wolpe la define como "La expresión apropiada de cualquier emoción distinta de la ansiedad con respecto a otra persona". En la práctica, el entrenamiento asertivo se incluye como una parte de las habilidades sociales y apunta al desarrollo de capacidades para:
a) Expresar sentimientos y deseos positivos y negativos de una forma eficaz sin negar o dejar de considerar los de los demás y sin crear o sentir vergüenza.
b) Discriminar entre la aserción, la agresión y la pasividad.
c) Discriminar las ocasiones en las que la expresión personal es importante y adecuada.
d) Defenderse sin agresión o pasividad frente a la conducta poco cooperadora o razonable de los demás. La mayoría de los autores identifican ciertos componentes verbales y no verbales de la conducta asertiva, que pueden resumirse así: contacto visual, postura, gestos, distancia con relación al interlocutor, expresión facial, características paralingüísticas de la conversación y pertinencia social del contenido de la respuesta.

 

< Anterior   Siguiente >

Si alguno de los temas tratados en este Portal le resulta familiar,
¿Qué puede hacer?
 
Consulte con su profesional conocido
  Nuestras opciones Asesoramiento:
Solicitar consulta con uno de nuestros Profesionales- Contáctenos
Haga su Consulta On-Line en ConsultaPsi
Vea más información en Biblioteca ConsultaPsi.com
Grupos y Foros Gratuitos de Autoayuda por mail: Vea las respuestas de profesionales a personas con sus mismas dudas y preocupaciones.
Si tiene dudas o preguntas previas a Consulta: Escríbanos icon_email.png
Recuerde que hoy cualquiera de estos problemas son tratables, que el sufrimiento y la incapacidad que conllevan pueden ser evitado. Busque y recurra por ayuda, en ningún caso se quede aislado.

 

Go to top of page Go to top of page
Optimizado para 800x600 Iexplorer - Ultima actualización:
PsyGnosWeb Recursos Informáticos - webmaster@psygnos.net