Volver al Inicio
Portal de Información y Formación en Salud Mental para Profesionales, Estudiantes y Público
Advertisement
 
    Jueves, 22 de Febrero de 2018
Contacto Contacto  |  Facebook Facebook  |  Twitter Twitter  |  Foros Foros
     
Visitantes en el Sitio
Tenemos 63 visitantes en línea
Buscador
Menú Consultas
Cómo Consultar?
Test-Autoevaluación
Consulta-Orientación
Solicitar Consulta
English Consult
PsyGnos - Consultas
Consultation en Français
Artículos Relacionados

 

Nuestras Noticias en su Sitio
Coloque nuestras novedades en su sitio
Menu Principal
Página Principal
Consulta Psicológica
Buscar en PsyGnos.Net
Contáctenos
Quienes Somos
Secciones
Info General
Cuestionarios y Tests
CP en los Medios
Info General
Enfermedades o Síntomas
Etapas Vitales
Abordajes y Terapias
Medicamentos
Pericias Legales
Secciones Especiales
Salud Sexual
Estrés y Trauma
Psicología Cognitiva
Migración-Emigración
Página Principal arrow Info General arrow Enfermedades o Síntomas arrow Demencia

Demencia PDF Imprimir E-mail

Introducción

La demencia describe una pérdida de las funciones mentales, generalmente asociada con la edad avanzada, que implica problemas de memoria y raciocinio. La demencia es una pérdida de las habilidades mentales tan grave que interfiere con la habilidad de la persona para funcionar con normalidad en el trabajo o el entorno social. Se caracteriza por perjudicar la memoria a corto y a largo plazo, y desintegrar la personalidad debido a que afecta la perspicacia y el juicio. La demencia es un importante problema de la sanidad pública, con un fuerte impacto en los millones de las personas que la padecen y en sus familias.

Los síntomas de la demencia no son consecuencia de la edad avanzada. La pérdida grave de memoria nunca es parte normal del proceso de envejecimiento. Más bien, los síntomas se deben a enfermedades del cerebro, que parecen ser más corrientes en las personas ancianas. Los síntomas de la demencia pueden ser estáticos o progresivos, dependiendo de la enfermedad fundamental, y de cómo está siendo tratada. La demencia estática con frecuencia se produce tras una única lesión grave, tal como un traumatismo craneal severo o un ataque al corazón. Su gravedad no progresa, sino que permanece estable. La demencia progresiva, sin embargo, empeora con el tiempo. Este tipo de demencia se encuentra asociado a diversos trastornos cerebrales graves.

Tanto si se produce repentina como gradualmente, la demencia provoca muchos síntomas capacitantes, incluyendo:

  • alteraciones de la memoria
  • cambios de la personalidad
  • discapacidad del juicio y del control de los impulsos
  • confusión o desorientación
  • depresión, paranoia o ansiedad
  • disminución en la iniciativa
  • deterioro de la capacidad intelectual
  • delirios o episodios psicóticos.

La característica clave es la disminución de la función intelectual, que interfiere significativamente con las relaciones sociales normales y con las actividades cotidianas.

Hay muchas condiciones que pueden contribuir a la aparición de problemas de memoria y a la demencia, pero la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular (multiinfarto) producen la gran mayoría de las demencias en los ancianos. En la demencia vascular, los síntomas están causados por reducciones a largo plazo en el riego sanguíneo al cerebro. Algunas veces, la enfermedad de Alzheimer y la demencia multiinfarto ocurren al mismo tiempo. Otras posibles causas de los síntomas que se asemejan a la demencia incluyen infecciones, interacciones por fármacos, trastornos metabólicos o nutricionales, tumores cerebrales, depresión, u otras enfermedades progresivas, como la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Parkinson. La demencia es un síntoma que también se observa en pacientes de SIDA, durante las etapas más avanzadas de la enfermedad.

Es evidente que el principal factor de riesgo para la demencia es la edad. Aproximadamente el 3% de los hombres y mujeres entre 65 y 74 años de edad sufren demencia, y después de los 65, el porcentaje de personas con demencia se duplica cada década que pasa. El porcentaje de personas de 85 y más con demencia está entre 25 y 35%. Sin embargo, es importante comprender que la demencia es una enfermedad que se ve más en personas ancianas, y que no forma parte normal del proceso de envejecimiento. Está claro que a medida que aumenta la población de ancianos en todo el mundo, también aumentará el número de personas afectadas de demencia. Si continúa la tendencia actual de población, el número de personas con demencia podría duplicarse cada 20 años. En la actualidad, las causas de la demencia no se conocen con certeza, y no se sabe cómo curarla.

En la mayoría de los casos, son los cónyuges u otros familiares los que se encargan del cuidado diario de las personas con demencia. A medida que la enfermedad empeora, los pacientes necesitarán más y más cuidados. Esto puede resultar muy difícil para las personas encargadas de su cuidado, y puede afectar a su salud física y mental, vida familiar, trabajo y situación económica. El cuidado de los pacientes con demencia también es muy costoso, tanto si la persona reside en su hogar como en una residencia de ancianos. El impacto económico de la demencia es importante, y se está agravando rápidamente. Esto se debe tanto al coste directo de los cuidados de enfermería, como a los costes indirectos, tales como la pérdida de los ingresos por parte del paciente y de los familiares encargados de su cuidado.

Los fundamentos biológicos de la demencia

El cerebro contiene cientos de billones de células nerviosas (neuronas), cualquiera de las cuales puede tener miles o cientos de miles de conexiones con otras neuronas. En su interior y entre estas células circulan docenas de mensajeros químicos - neurotransmisores, hormonas y factores del crecimiento, lo que permite a cada neurona intercambiar información con sus vecinas en una vasta red de comunicaciones. En algún punto de este complejo sistema yace la causa de la demencia. Se cree que la demencia perturba el pensamiento y la memoria afectando a la transferencia de información entre las neuronas.

 

Síntomas de la demencia

Los olvidos benignos y los problemas para pensar suelen formar parte del proceso normal de envejecimiento. La gente entrada en años simplemente necesita un poco más de tiempo para aprender una cosa nueva o para recordar una antigua. Todos hemos tenido experiencias ocasionales en las que nos resulta difícil recordar una palabra o el nombre de alguien; sin embargo, las personas que padecen demencia notarán que estos síntomas empeoran y se hacen más frecuentes. De vez en cuando, todos olvidamos donde dejamos las llaves del coche; sin embargo, una persona con demencia podría no recordar para qué son las llaves. Se recomienda buscar ayuda médica si la pérdida de memoria empeora o se hace más frecuente, impresiona a sus amigos o familiares, o comienza a interferir con las actividades diarias asociadas con su empleo, interacciones sociales y quehaceres familiares.

A medida que progresa la demencia, los síntomas se hacen cada vez más fáciles de reconocer y son lo suficientemente serios como para que la persona que los padece, o sus familiares, soliciten ayuda médica. Por ejemplo, las personas con demencia pueden olvidar cómo se hacen las tareas más sencillas, tales como lavarse los dientes o peinarse. Comienzan a tener dificultades para pensar con claridad y expresarse, comprender, leer o escribir. Más adelante, las personas con demencia pueden volverse ansiosas o agresivas, o se apartan del hogar. Con el tiempo, los pacientes pueden necesitar cuidados de enfermería continuos e intensivos.

Los comportamientos preocupantes, como la incoherencia y la agitación, afectan a muchas personas. En sus fases finales, la demencia progresiva elimina la aptitud de reconocer incluso a los familiares cercanos, o de comunicarse de cualquier forma. Parece desvanecerse todo sentimiento de la personalidad, y el individuo llega a depender por completo del cuidado de otros. A menudo, los pacientes viven en este estado durante muchos años. A menudo, las personas con demencia avanzada mueren de neumonía u otras enfermedades físicas.

 

< Anterior   Siguiente >

Si alguno de los temas tratados en este Portal le resulta familiar,
¿Qué puede hacer?
 
Consulte con su profesional conocido
  Nuestras opciones Asesoramiento:
Solicitar consulta con uno de nuestros Profesionales- Contáctenos
Haga su Consulta On-Line en ConsultaPsi
Vea más información en Biblioteca ConsultaPsi.com
Grupos y Foros Gratuitos de Autoayuda por mail: Vea las respuestas de profesionales a personas con sus mismas dudas y preocupaciones.
Si tiene dudas o preguntas previas a Consulta: Escríbanos icon_email.png
Recuerde que hoy cualquiera de estos problemas son tratables, que el sufrimiento y la incapacidad que conllevan pueden ser evitado. Busque y recurra por ayuda, en ningún caso se quede aislado.

 

Go to top of page Go to top of page
Optimizado para 800x600 Iexplorer - Ultima actualización:
PsyGnosWeb Recursos Informáticos - webmaster@psygnos.net